Artes y Espectáculos

Esteban Cortázar en ‘Revista Credencial’ – Entretenimiento – Cultura

Cuando tenía 22 años, Esteban Cortázar fue invitado a trabajar como director creativo para la línea femenina de la casa Emanuel Ungaro, en París.

Ese honor –y esa responsabilidad– no le cae a cualquiera en las manos, únicamente a aquellos cuyo talento ha llamado la atención de los mejores ojos, de los más refinados criterios.

Dice Esteban que cuando un abogado le propuso participar en esa convocatoria, dudó y luego le respondió a ese agente: “Pues de una, pero ¡no va a pasar!”.

Una semana después, dice, “estaba en París presentando una idea y al mes estaba viviendo allí, en un hotel. Fue surreal. Un cuento de hadas”.

Las palabras son parte de la charla que tuvo la experta en moda María José Arboleda con el diseñador bogotano y que aparece en la Revista Credencial de junio. Una conversación que giró en torno a la ‘colombianidad’, ese rasgo que es apetecido en el circuito de la alta costura internacional, pero que no se ha sabido definir muy bien. Y que, a su vez, es lo que se aprecia, en buena medida, de esa línea de talentos que comenzó, entre otros, con Silvia Tcherassi, que ha pasado por Johanna Ortiz y que ahora tiene a Cortázar en la cima.

“Si sus trazos fueran revisados con un microscopio, veríamos en ellos partículas de cascos de guayaba, acalorados caballos bajo el sol tolimense, agua salada de las playas de la Florida y una copa de champaña burbujeante al son de Charles Aznavour”, escribe Arboleda sobre el diseñador bogotano.

También en la edición de junio, Jairo Clopatofsky, consejero presidencial para la participación de personas con discapacidad, responde a algunos de los cuestionamientos que se le han hecho a la oficina que dirige en el sentido de que no sería necesaria.

(‘Colecciones y coleccionistas en Colombia’, el nuevo libro de Credencial Historia)

Los califica como injustos y defiende su gestión en este frente, necesario según el exsenador cartagenero: hay más de tres millones de personas –cinco millones, según cálculos de la ONU– con discapacidad en Colombia y sus derechos son vulnerados a diario.

Por su parte, la escritora caleña Melba Escobar publica en esta edición una columna sobre la polarización del debate colombiano, inmerso en ese “si no estás conmigo, estás contra mí” en el que es difícil incluso partir de los mismos datos fácticos para discutir con desconocidos mediante las apasionadas redes sociales, pero también con los amigos y la familia.

Además, el exministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo explica, en un texto muy claro y pedagógico, de qué se trata el asunto de las calificaciones de riesgo para los países y qué implica que Standard & Poor’s le haya quitado el grado a Colombia.
Asimismo, Revista Credencial publica un listado de aquellos conflictos bélicos –o potencialmente bélicos– que aquejan a la humanidad desde hace décadas y que, aunque se han vuelto ‘paisaje’ en las noticias, suponen riesgos inmensos.

También se incluye en la edición un perfil de Anonymous, colectivo del que mucho se habla y poco se sabe, y una entrevista con un inmunólogo reputado en torno a los supuestos –y estadísticamente menores– riesgos de ponerse una vacuna contra el covid-19.

Como es usual, la revista viene con una nueva edición de Credencial Historia, cuya actual serie está dedicada a las colecciones y los coleccionistas. En esta oportunidad, los acervos explorados son los de corte artístico.

Otras noticias del entretenimiento:

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close