Artes y Espectáculos

La historia de la palabra paparazzi – Entretenimiento – Cultura

Los paparazzi, esos fotógrafos que andan a la caza de las celebridades de cualquier tipo y mejor si estas aparecen en situaciones incómodas, son parte de la cotidianidad de las estrellas.

Ellos viven persiguiendo famosos y pese a las redes sociales, que les indican hoy más o menos dónde están, necesitan de lo que denominan ‘buscadores de estrellas’, información por la que muchas veces pagan.

Pese a que su trabajo ha evolucionado mucho desde que la fotografía es digital y no necesitan ni comprar ni cambiar rollos de las cámaras, lo que les da mayor rapidez, los paparazzi deben tener recursos para moverse por distintas ciudades y sitios de descanso, especialmente en el verano del norte, para perseguir a los famosos, lograr sus imágenes y venderlas.

(También puede leer: Los momentos oscuros que marcaron la vida del príncipe Felipe)

Y no han estado exentos de críticas, como sucedió tras la muerte de Diana de Gales, en París, el 31 de agosto de 1997. Un nutrido grupo de paparazzi persiguió a la princesa y a su novio, Dodi Al-Fayed.

La pareja sufrió un accidente en el Puente del Almá, en el que ambos fallecieron, así como el conductor del vehículo, Henri Paul. El único superviviente fue el guardaespaldas de Al-Fayed, Trevor Rees-Jones, que, según las investigaciones, era el único que llevaba puesto el cinturón de seguridad.

(Le puede interesar: Lady Di y Carlos de Gales contados por los actores de ‘The Crown’)

El accidente, según determinaron las autoridades, se debió a la gran velocidad que llevaba el carro para despistar a los fotógrafos que perseguían a la princesa, que pasaba unos días del verano con su novio.

La palabra paparazzi viene de la voz italiana paparaazzo y su significado es ser entrometido, sin escrúpulos para ejercer su oficio y fisgón.

El término se volvió popular, en parte, gracias a Federico Fellini y su película La dolce vita. Según algunas informaciones, el cineasta italiano contó que le decían paparazzo a un compañero del colegio en Ramini su ciudad natal, y que este apelativo, en el lenguaje local significa ‘mosquito’.

En ese momento se le daba el apelativo a los niños que hablaban atropelladamente y que eran nerviosos, inquietos y molestos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close