Noticias Nacionales

Siembran los mangos más costosos del mundo y ahora se enfrentan a un gran problema

Una pareja de horticultores de la India se ha encontrado ante una situación que no esperaban cuando decidieron sembrar unas plántulas de mango del que desconocían su valor. Y es que tiempo después de realizar esta labor descubrieron que se trataba de una de las variedades más caras y codiciadas, conocida como Miyazaki, lo que le has llevado a tener que tomar medidas de seguridad extraordinarias para proteger su producto.

Tanto es así que se han visto obligados a contratar a todo un equipo de seguridad que incluye nueve vigilantes caninos. La pareja, Rani y Sankalp Parihar, se vio forzada a tomar esta decisión tras percatarse de que habían plantado uno de los tipos de mango japonés más exclusivos y sufrir varios intentos de robo en su propiedad.

Se trata de una variedad de mango cuyo valor se estima en 50 dólares (cerca de 42 euros) la unidad en el mercado nipón. Según relata The Times of India, la pareja posee un total de 150 árboles de este raro tipo de mango, de los que sólo cuatro están dando fruto. La situación en la que se encuentra ahora esta pareja comenzó de manera accidental hace unos años.

Intentos de robo

En concreto, y como relató Sankalp Parihar, este tipo de mango llegó a sus manos cuatro años atrás, cuando un viajero les ofreció comprar dos plántulas de mango desconocidas. “Íbamos a Chennai en busca de una rara variedad de cocos de diferentes colores. Durante una conversación informal sobre el propósito de nuestra visita, un compañero nos ofreció esas raras variedades de mangos”, explicó el agricultor.

“Al principio, no conocía la variedad. Pero una vez que los árboles dieron fruto, nos dimos cuenta de que las plantas eran de algún tipo raro”, añadió Sankalp Parihar, quien de esta manera se acabó convirtiendo en dueño de una plantación de una de las variedades de mangos más caros y solicitados del mercado.

La exclusividad de este producto provocó que el año pasado se produjesen varios intentos de robo, lo que ha llevado a estos horticultores a aumentar de manera considerable la seguridad en su propiedad. “El año pasado teníamos un perro, ahora tenemos nueve; seis son pastores alemanes y tres son de razas locales. Y también hemos desplegado tres guardias de seguridad”, detalló Sankalp Parihar.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close